sábado, 9 de mayo de 2009

Un poema (o varios) de Catulo

No me olvido de mi traducción de Tennyson, pero como el fragmento que sigue al que publiqué en la última entrada se me está resistiendo, cuelgo ahora un poema muy breve de Catulo, quizá el más famoso:


Odi et amo (85)

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris?
Nescio, sed fieri sentio et excrucior.


Es un poema especialmente difícil de traducir, porque la condesación que permite el latín no la permite el castellano, y es muy complicado decir en dos versos castellanos todo lo que dicen los dos versos latinos. Cuelgo aquí dos traducciones de las muchas que hay del poema, las dos que tengo por casa. Son dos traducciones magníficas, de dos grandes poetas y grandes traductores como son Aníbal Núñez y Juan Antonio González Iglesias:


LXXXV. Odi et amo, quare id faciam, fortasse requiris

Odio y amo.
¿Por qué hago eso?, acaso me preguntes.
No sé, mas eso siento. Y me torturo.

Catulo, Cincuenta poemas (Selección, versión y notas de Aníbal Núñez), Visor, Madrid, 1984


85

Odio y amo. Quizá me preguntes por qué.
No lo sé, pero así lo siento. Y sufro.

Catulo, Poesías (Edición bilingüe de José Carlos Fernández Corte y Juan Antonio González Iglesias), Cátedra, Madrid, 2006



Y ahora, mi versión (como podéis imaginar, el resto de la entrada no ha sido más que una excusa para llegar aquí):


Te amo y te detesto

Te amo y te detesto. No me digas
por qué, pero es así, y me abraso.

3 comentarios:

  1. Disfruto con tus entradas, muchas gracias.
    Me has hecho recordar cuando estudiaba griego y latín (el griego en particular me gustaba muchísimo) y cómo, a veces, te desesperas al comprobar lo pobre que queda la traducción al castellano, pese a que intentes ser riguroso, sin aventrurar significados que tienen más de tí que del texto.

    Las dos traducciones y tu versión me parecen estupendas. Aunque reconozco que la traducción de Aníbal Núñez me tiene ganada.

    En todo caso. Y una vez más, gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Quise decir aventurar, claro, jaja... perdón por el error.

    ResponderEliminar