sábado, 20 de junio de 2009

Un fragmento de Tennyson (II)

Bueno, un mes y pico después de colgar la primera parte de mi «traducción en marcha» del Ulysses, os dejo aquí la segunda parte y aprovecho para deciros que la semana que viene me voy a un congreso en Sicilia, así que el blog estará inactivo y yo bastante desaparecido. Por supuesto, esto no es aún una versión definitiva, pero si esperara a tenerla, podrían pasar meses antes, así que aquí os la dejo. Espero que os guste:


Ulises (II)

Hambriento siempre y siempre vagabundo,
mi corazón ha visto y conocido
ciudades diferentes, otros cielos,
otros gobiernos y otros gobernantes:
me hicieron homenajes, no desdén.
Bebí el dulce licor de la batalla
junto con mis iguales allá en Troya
cuyas llanuras estremece el viento.

De todo lo que he visto formo parte.
Pues toda la experiencia es una puerta
a un mundo inexplorado, cuyos márgenes
se ensanchan más y más conforme avanzo.
¡Qué estúpido es parar, buscar el fin,
recubrirse de herrumbre sin poder
haber resplandecido por el uso!
Como si respirar fuese vivir.


(Sé que estoy colgando fragmentos muy cortitos y que corro el riesgo de que el poema quede bastante inconexo, pero creo que eso es mejor a que esté eternamente durmiendo en mi cajón.)

1 comentario:

  1. Este fragmento del Ulysses está en un libro que me estoy leyendo ahora... no sé si te servirá...

    Las luces empiezan a titilar desde las rocas;/
    el largo día declina, la luna lenta asciende; las profundidades/
    gimen con muchas voces./
    ¡Vamos, amigos míos!/
    ¡No es demasiado tarde para buscar un mundo más nuevo!/
    Desatracad, y sentados en buen orden golpead/
    las ruidosas olas; pues es mi firme propósito/
    navegar más allá del ocaso y de los reflejos/
    de todas las estrellas de occidente, hasta que muera.//

    ResponderEliminar