jueves, 26 de noviembre de 2009

Para un poemario futuro (VI)



El último hombre vivo

El fuego está lamiendo los últimos renglones
del Ulysses de Tennyson Ayer quemé la Eneida
Me asomo a la ventana El ocaso desliza
sus dedos color sangre sobre los rascacielos

Hace ya varios meses que patrullan las calles
con sus verdes camisas con sus capuchas negras
Mis noches se han llenado de sus cantos de muerte
de las ráfagas súbitas de los kalashnikov

Me quedan pocos libros en las estanterías
Apenas dos semanas quemándolos despacio
Además estoy harto y cansado de esconderme
Por eso esta mañana dejé la puerta abierta

Recorro con la vista los estantes famélicos
Escojo con cuidado: los Sonetos de Shakespeare
Me siento en el sillón y abró el volumen
Ya vienen Ya los oigo subir por la escalera


La foto está tomada de aquí.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bueno es volverte a leer! ¿cuándo tendrás el poemario completo?

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jesús. El poemario lo tengo ya cerrado hace ya bastante tiempo, aquí sólo voy colgando algún poema de tiempo en tiempo.

    ResponderEliminar