viernes, 30 de marzo de 2012

Un poema de Juanma Rodríguez Tobal



He cruzado la luz, pero su lengua tarda;
quizá no llegue nunca, quizá ya nunca cedan                
estos grillos de frío que aprisionan mi frente.
He buscado en los campos con aguas esmeralda
y en los fértiles cielos de colinas violetas
un alivio de sol más allá de sus llamas,
del feroz remolino, de los negros cipreses.
He buscado en las noches y en sus flores de nata;
he buscado en los hombres arruinados y locos
como yo, solitarios en los rojos infiernos,
como yo criminales de fuegos amarillos.
Pero nunca he matado, ni siquiera a mí mismo...
He cruzado la luz y aún siguen mis heridas
acuchillando cuervos sobre mis ojos vivos,
sobre mis ojos claros como espigas muy secas.

* * *

A través de Canciones atraversadas, de La Linga.

Imagen:  Luz solar, de Vilhelm Hammershøi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario