martes, 24 de julio de 2012

Un poema de Javier Salvago



Esa chica


Había renunciado, como un muerto,
a la vida, al placer.  Me limitaba
a resistir –como un superviviente
el día después– cuando llegaste tú.
No hubo ningún milagro, aunque tampoco
lo esperaba.  En el cielo, las estrellas
siguieron alumbrando indiferentes,
ajenas a nosotros.
                                  Aquí abajo
nada cambió.  El mundo siguió siendo
el infierno de siempre.  Los diarios
siguieron vomitando corrupciones,
atentados, catástrofes...  No puedo
ni siquiera decir que mejorase
mi opinión del amor.  Por no cambiar,
no cambió ni mi suerte. –Soy el mismo
pertinaz perdedor.–
                                     La diferencia
es sólo que estás tú y que contigo
todo es más soportable.  Hasta la vida
vuelve a ser un placer
cuando estamos a gusto.


* * *


De Ulises, Pre-Textos, 1996.

No hay comentarios:

Publicar un comentario